De dónde

De dónde somos. De dónde soy. De dónde y cómo consideran que soy.

Para la gran mayoría, aquí en España, soy negra. Pero si por el contrario la consideración viene de algún país de África seré blanca.

Desde la colonización española de América se llama mulato a una persona que ha nacido de un padre blanco y una madre negra o viceversa. Los términos “mulato” o “mulata” en los inicios de su uso en español se utilizaron como parte de una división racial establecida mediante un sistema de seis castas  (“casta” aquí en el sentido de “linaje”): ‘españoles’ (los llamados blancos), ‘indios’, ‘negros’, ‘mestizos’ (mezcla entre español e indio), ‘mulatos’ ( mezcla entre español y negro) y , ‘zambos’ (mezcla entre negro e indio)

En su origen etimológico la palabra “mulato” hacía referencia a la mula como ya sabréis, la mula es el producto del cruce entre un caballo/yegua y un burro/a. Este concepto se dio por la visión racista de aquella época y la posición subordinada de las personas esclavizadas, en su mayoría negras. Por supuesto se asimilaba el burro con la persona negra y la yegua, o el caballo, con la persona blanca. Si bien es cierto que existen otros teorías sobre su origen.

Lógicamente, a día de hoy, todas estas teorías racistas, de castas, categorías sociales, etc, han desaparecido y únicamente se le llama  ‘mulato’ a alguien para referirse a esa persona con padre blanco y madre negra, o a la inversa.

Actualmente no existen unos datos concretos sobre el número de hijos de inmigrantes que han nacido en España. Lo que sí se puede concretar es que en el 2015 nacieron en España casi 75.000 niños y niñas de al menos un padre extranjero. Me resultan un tanto confusos estos datos, pues deberían ser una demostración de que “existe una clara transformación en la sociedad española”; una transformación que sigo sin ver.

A lo largo de los años he tenido que responder siempre a la misma cuestión, con su correspondiente justificación: “Nací aquí, en España, pero mi familia materna es de Guinea Ecuatorial (África)”. Siempre me pregunto por qué sigo haciendo esta última aclaración si supuestamente somos un país súper desarrollado y con una “diversidad cultural increíble”, como me dijeron hace unos días. Al final siempre es lo mismo; respondes, ves su cara de asombro, de incomprensión, de incredulidad, y entonces escuchas al silencio pedir una explicación: “…pero mi familia materna es de…” así una y otra vez, repitiendo siempre el mismo patrón.

Asombro e incredulidad porque aunque digan que nos encontramos en un país con diferentes culturas adaptadas al entorno, yo sigo sin apreciar esa total aceptación. Voy a mi oficina más cercana y no veo que me atiendan chinos, marroquíes, nigerianos, peruanos o congoleños… voy a una revisión médica y en todo el hospital encuentro siempre europeos. Veo la televisión y tampoco veo sudamericanos, asiáticos o africanos dando las noticias… En toda mi vida he pasado por cientos de profesores y ninguno de ellos ha sido extranjero…”Somos ricos en diversidad cultural”, dicen orgullosos pero luego les extraña, e incluso llegan a poner en duda, que una persona con rasgos culturales diferentes sea española.

De dónde somos, me sigo preguntando. Unos, los de tu propio país, te consideran extranjera solo por no ser blanca del todo; los otros, de donde dicen ‘los unos’ que eres, también te consideran extranjera por no ser del todo negra. Así estamos, en un limbo permanente. De dónde somos, me sigo preguntando.

Pero es que ya no solo es una carga el querer saber de dónde eres, sino que a ello se le suma el querer saber cómo deberías ser. ¿Nunca habéis escuchado frases como “pues es fea para ser mulata” o “no tiene rasgos mulatos”? porque yo sí. Cómo somos. Una vez más nos subimos al carro de los ridículos cánones de belleza que a muchos siguen afectando: cuerpo con curvas, culo de negra, labios carnosos, nariz menuda, ojos medianamente grandes, y por supuesto un pelazo afro rizado. Creo que así deberíamos ser.

¿Que qué es ser mulata en España? yo os lo digo. Es nacer y crecer en un país en el que la mayoría no te reconoce como tal por tu tonalidad de piel. Nunca llegas a sentirte discriminada, pero tampoco llegas a sentirte como una más. Es crecer sabiendo que tendrás que justificar tu nacionalidad una y otra vez.

En la mayoría de países de nuestro entorno, existen terceras hasta cuartas generaciones de personas con orígenes diferentes del país en el que nacieron y es algo totalmente normal. Sin embargo aquí sigue siendo un tema a tratar. ¿Por qué? No lo sé.

No obstante, al final dejas de hacerte esas preguntas, dejas estos conceptos tan absurdos, dejas de demostrar a ‘los unos’ y a ‘los otros’ que perteneces a ambas partes, así que te decantas por permanecer en ese limbo. Dejas de hacer caso y de prestar atención a cuestiones tan anticuadas para centrarte en aquello que aporta esa doble cultura interna. Pues al final sabes que es mucho mejor que cualquier otro asunto banal.

 

Anuncios

2 comentarios en “De dónde

  1. Qué reto tan fuerte….. empeñarte en culturizarnos, en enseñarnos a aceptar la diversidad y no considerarla como una amenaza. FELICIDADES y sigue escribiendo que me encanta cómo lo haces.

    Me gusta

  2. De nuevo articulo para recapacitar.
    Lo importante no es de DONDE SOMOS sino QUIENES SOMOS, y eso aunque con influencias externas LO DECIDIMOS NOSOTROS.
    OJALÁ estuviésemos más orgullosos de decir COMO SOMOS y QUIENES SOMOS que de DONDE SOMOS.
    Y las personas verdaderamente importantes en tu vida saben de DONDE ERES y QUIEN ERES.
    FELICIDADES por continuar con el blog.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s